Actualizaciones

La endometriosis es una enfermedad en la que un tejido similar al revestimiento del útero crece en órganos pélvicos fuera del útero, como los ovarios o las trompas de Falopio. Respondemos a las preguntas sobre su tratamiento y gestión.

Se trata de una enfermedad en la que un tejido similar al revestimiento del útero crece en los órganos pélvicos fuera del útero, como los ovarios o las trompas de Falopio. Este tejido responde a las fluctuaciones hormonales del ciclo menstrual del mismo modo que el revestimiento del útero, por lo que crece y sangra cada mes. Sin embargo, la sangre no puede salir del cuerpo, por lo que puede provocar la aparición de tejido cicatricial, dolor e inflamación. La endometriosis también está asociada a problemas de fertilidad. 

Se desconocen las causas directas, pero puede deberse a la menstruación retrógrada, en la que parte del revestimiento del útero sube por las trompas de Falopio y se adhiere a los órganos circundantes en lugar de salir del cuerpo durante la menstruación. También se ha relacionado con problemas del sistema inmunitario debido a la propagación de las células del endometrio por el sistema linfático.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas pueden variar, algunas mujeres pueden tener pocos o ninguno mientras que para otras es increíblemente doloroso y debilitante.

Los síntomas se perciben principalmente durante el periodo y son los siguientes

- Dolor pélvico y de barriga (suele empeorar durante el periodo)

- Dolor de regla severo que impide las actividades diarias

- Sexo doloroso

- Dolor al orinar

- Movimientos intestinales dolorosos

- Diarrea/estreñimiento

- Náuseas

- Hinchazón

- Sangre en la orina

- Calambres pélvicos extremos

- Sangrado muy abundante

- Pensamientos depresivos

- Infertilidad

 ¿Cómo se puede detectar?

En la actualidad, el diagnóstico de la endometriosis es un proceso difícil y prolongado, ya que muchas mujeres afirman que transcurre una media de siete años y medio entre la búsqueda de ayuda por los síntomas y el diagnóstico definitivo. 

Actualmente, la única forma definitiva de confirmar el diagnóstico de endometriosis es someterse a una laparoscopia, en la que se introduce una pequeña cámara en el abdomen para buscar endometriosis en los órganos pélvicos. 

Si se detecta y diagnostica la endometriosis, es probable que el tratamiento se realice durante esa misma laparoscopia. 

El primer paso es acudir al médico con una lista de síntomas. Llevar un diario de síntomas es una buena manera de registrar la gravedad y la frecuencia de los mismos. El médico puede realizar una exploración abdominal interna y externa, hacer pruebas para descartar cualquier infección que imite los síntomas de la endometriosis y solicitar una ecografía antes de derivar a una laparoscopia.

¿Cómo se puede controlar (factores del estilo de vida)?

El ejercicio puede aliviar algunos de los síntomas sufridos y también puede aliviar algunos de los síntomas depresivos. 

Controlar el estrés y dedicar tiempo a la relajación, sobre todo durante la menstruación, puede ayudar a controlar los síntomas. 

Los cambios en la dieta, como la disminución del gluten, los lácteos y los productos procesados, y el aumento de la ingesta de frutas y verduras, pueden disminuir la gravedad de los síntomas (Vennburg, 2020). 

También pueden ser beneficiosas las técnicas sencillas para controlar el dolor, como un baño caliente o una bolsa de agua caliente para ayudar con los calambres de estómago y el dolor pélvico. 

Aumentar la ingesta de pescado o tomar un suplemento de omega-3 puede ayudar, ya que esto puede reducir la gravedad de los síntomas, ya que los omega-3 tienen un efecto antiinflamatorio.

¿Cómo se puede tratar?

No existe una cura, pero hay tratamientos para ayudar con los síntomas. 

Los antiinflamatorios no esteroideos pueden utilizarse para aliviar algunos de los síntomas, aunque su uso constante a largo plazo puede tener consecuencias negativas. 

También se pueden prescribir anticonceptivos hormonales para evitar las fluctuaciones hormonales y alterar la menstruación. 

Pueden utilizarse inyecciones de análogos de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH). Estas inyecciones provocan una menopausia temporal, por lo que pueden reducir los síntomas. Detienen la producción de estrógenos, impidiendo el crecimiento del revestimiento del útero y del tejido de la endometriosis. Sin embargo, estas inyecciones pueden reducir la densidad ósea, por lo que se aconseja que las mujeres reciban una terapia hormonal sustitutiva para proteger la densidad ósea. Las inyecciones suelen ser mensuales. 

Durante la laparoscopia utilizada para diagnosticar la endometriosis, el cirujano también puede cortar o destruir (con láser o calor) el tejido endometriósico que crece en los órganos. Se trata de una solución temporal, ya que el tejido volverá a crecer con el tiempo y habrá que repetir la operación. 

Puede recomendarse una cirugía para extirpar el útero (histerectomía total) y los ovarios y las trompas de Falopio (salpingo-ooforectomía bilateral). Esto detendría los ciclos menstruales por completo y debería eliminar los síntomas. Sin embargo, es irreversible, por lo que suele utilizarse como último recurso.

Factores de riesgo:

Una edad cercana a la menarquia (inicio de la menstruación), y la corta duración de los ciclos se han asociado sistemáticamente con el desarrollo de la endometriosis (Parasar et al.,2017). 

El aumento de la ingesta de alcohol y cafeína también puede aumentar el riesgo de endometriosis.

Como puede tener vínculos genéticos, los antecedentes familiares de endometriosis pueden aumentar el riesgo de desarrollo.

*Aviso legal: La información y el contenido de FitrWoman están pensados únicamente como información general y no deben sustituir al asesoramiento, el diagnóstico o el tratamiento médico.

¿Tiene alguna pregunta? Póngase en contacto con nosotros.

Contacto

Gracias. Hemos recibido su envío.
¡Ups! Algo salió mal al enviar el formulario.